Hoy solo estamos obligados a prepararnos para afrontar el futuro en lo personal y en el campo profesional. Hace unos años como empleado cuando trabajabas para una empresa, esta se preocupaba por desarrollarte, te brindaba formación y patrocinio para que tú te convirtieras en un mejor trabajador y profesional. De tu lado ofrecías un trabajo excelente y algo más, la lealtad, porque preferías a la empresa donde trabajabas muchas veces por encima de otras opciones mejores.

Actualmente, las empresas normalmente no se preocupan por la formación o desarrollo de sus trabajadores, si tiene una necesidad en un cargo especifico te dan la oportunidad de participar de competir con otros candidatos externos y quien tenga las competencias y cumpla con el perfil será el elegido independiente que trabaje o no en esa empresa. Sin embargo, tu eres libre y no tienes la obligación de quedarte donde trabajas y si en otra empresa te ofrecen una mejor opción.

Quien en la vida no ha tenido una persona que te haya guiado, aconsejado e inspirado, estoy convencido que cada uno de nosotros en algún momento un mentor o varios mentores nos han brindado lo mejor de ellos para sacar lo extraordinario que nosotros tenemos en lo personal, familiar, como estudiante, en lo deportivo y profesional. El mentor es alguien que ofrece a otra persona la capacidad de desarrollarse, lo orienta y guía y le ofrece su conocimiento y experiencia.

Entonces hoy más que nunca solo tú eres responsable de tu propio futuro, de ser el líder que quieres y mejorar tus competencias, tienes la opción de educación formal o buscar opciones con mentores que son personas que con su experiencia, conocimiento, sabiduría y pasión puedan ayudarte a sacar lo mejor de ti.